Aprendiendo a vivir

¿Es la naturaleza tan poderosa que puede sanar? ¿Somos capaces de tener una vida plena a pesar de los problemas y dificultades? Estas preguntas deberían ser fáciles de responder si revisamos las enseñanzas de Hipócrates, el padre griego de la medicina. ¡Vamos a aprender!

Hipócrates dedicó su larga vida a observar el cuerpo humano, defendiendo que las enfermedades normalmente no aparecen en ningún lado, sino que tienen una explicación física y racional. Pensó que si las personas viven mal, comen demasiado o muy poco, no hacen ejercicio regularmente, no descansan lo suficiente (física y mentalmente), no expresan lo que sienten, viven sin ilusión o sin afecto, entonces no debe ser imprevisto la aparición de enfermedades tempranas, ya sea causadas por uno o por la suma de los comportamientos mencionados, en oposición a lo que naturalmente necesitamos para vivir de manera saludable y abundante.

Para el padre de la medicina, el cuerpo debe ser tratado como un todo y no como una serie de partes. Tenía claro que es la naturaleza misma la que realmente cura. Él creía que los médicos estaban allí para guiar a sus pacientes y, gracias a su conocimiento, para prevenir enfermedades y vivir una vida saludable, sin depender de medicamentos.

"La mejor medicina de todas es enseñar a las personas a no necesitarla"
Hipócrates

Sin duda, en situaciones de enfermedades graves, no hay otra opción que el uso de medicamentos potentes o la realización de operaciones quirúrgicas para prevenir la muerte. Pero esto no siempre se logra. De hecho, lo que realmente debemos hacer es EVITAR LA ENFERMEDAD. Por lo tanto, lo que debemos aprender y practicar son los siguientes principios básicos de curación natural que permitieron a Hipócrates vivir una vida larga (años 123), y que muchas personas siguen con un éxito incuestionable:

REPOSO : Un medio básico para la curación natural es un buen descanso. Para nuestro cuerpo, un descanso adecuado y suficiente, y para nuestra mente, tratemos de desconectarnos a través de la música, el ejercicio de respiración y lo último pero muy importante: la meditación. Todos juntos no solo recuperan energía, sino que también nos ayudan a conocernos mejor a nosotros mismos, identificar nuestros sentimientos y, en consecuencia, tener más éxito en el manejo de nuestras vidas.
 

AIRE: Tanto el aire externo que respiramos como el aire que administramos en nuestro interior. Es importante buscar espacios de contacto con naturaleza pura o ambientes de baja contaminación para respirar aire saludable. Incluso dentro de nuestros hogares, debemos tener ventilación natural; Evite la caspa animal, el moho, los hongos y los microorganismos que contaminan nuestro medio ambiente.
No es solo lo que respiramos, sino cómo respiramos. Inhalar y exhalar adecuadamente y hacer ejercicios de respiración diarios hacen que esta función sea estimulante para nuestro cuerpo.

LIMPIEZA CORPORAL: Además de la limpieza externa del cuerpo, creemos que también se refiere a nuestro interior. Nuestro cuerpo realiza por sí mismo una limpieza natural de las toxinas que inevitablemente recogemos en nuestra vida diaria.
Sin embargo, es necesario que ayudemos con estas tareas con regularidad, incluso más hoy en día, ya que hoy la vida acelerada a menudo conduce a malos hábitos alimenticios y el ambiente es muy contaminante.
¿Cómo ayudarnos a nosotros mismos? El ejercicio ayuda a eliminar toxinas (arsénico, cadmio, plomo y mercurio) a través del sudor. El consumo de ciertos alimentos naturales también ayuda a desintoxicar nuestro hígado, riñones y colon. Ambos practicando juntos evitan que contraigamos muchas enfermedades.

ALIMENTACIÓN ADECUADA: Tiene que ver con una alimentación sana y equilibrada. Hipócrates dijo que deberíamos complementar con plantas medicinales y mantener la moderación al comer y beber.
Investigaciones recientes han demostrado los increíbles efectos de "lo que comemos" en "lo que hacemos" y en "lo que sentimos". Existe una relación directa entre nuestra nutrición con nuestra memoria, capacidad de análisis, aprendizaje, somnolencia, ansiedad, depresión, irritabilidad, insomnio y fatiga. Entonces, somos lo que comemos.

"Deja que tu comida sea tu medicina, y tu medicina sea tu comida"
Hipócrates

La naturaleza es sabia, todo está en ella y existe para proporcionarnos todo lo que necesitamos. Estas recomendaciones sabias y fáciles de seguir nos brindan la posibilidad de tener una vida larga, abundante y saludable. De lo contrario, ¿por qué crees que los monjes viven tantos años en perfecta salud y plenitud? ¿Por qué son reconocidos por su claridad mental y sus decisiones precisas? ¿Por qué están emocionalmente equilibrados y disfrutan de paz mental? La respuesta es más que evidente, y no se trata de ser un monje, se trata de obtener sabiduría para vivir una vida sana y plena.

Natural Control
Suplementos para la vida ...


Entrada más reciente